Loar, el campeón del Panamá Championship que pensó dejar el golf

13/1/18 - 12:00 AM
El jugador lleva años intentando regresar al PGA Tour, y en 2017, para colmo, ni siquiera tenía estatus para el Web.com Tour. Tal situación lo llevó a pensar si era mejor cambiar de profesión.

Edward Loar pasó de tener algunos cientos de miles en el banco a no tener nada e incluso deudas de tarjetas de crédito. Anayansi Gamez

  • Karol Elizabeth Lara | [email protected] | @KarolElizabethL                                            

El golf no siempre es fácil, su naturaleza impredecible puede castigar en ocasiones a quienes más lo aman. Así como le ocurrió al estadounidense Edward Loar, campeón del Panamá Championship 2012.

Loar, de 40 años, comienza desde hoy una nueva temporada del Web.com Tour. Pero su historia por los greens más fascinantes de la región pudo tener un final muy triste el año pasado.

Edward contempló cambiar de profesión en 2017 porque, según dijo, en ese momento era el tipo que jamás quiso ser.

"Yo era el tipo que nunca quise ser, tenía casi 40 años, y aún estaba tratando de jugar en las minigiras. Tendría que encontrar algo más que hacer para ganar dinero", dijo en una entrevista con el Web.com Tour.

El nacido en Texas logró un gran triunfo en los primeros años de su carrera cuando venció en Corea del Sur a Ernie Els. Tal victoria hacía pensar que su ascenso al PGA Tour (la élite del golf) sería cuestión de meses y que estaba destinado a más victorias colosales. Pero el destino le tendría preparado un duro camino. Loar no es el primer jugador cuyo éxito profesional palidece en comparación con sus hazañas como aficionado, sin embargo, su perseverancia es ejemplar.

Loar fue uno de los siete universitarios que representaron a los Estados Unidos en la Copa Walker de 1999. Solo Loar, Jonathan Byrd y Matt Kuchar siguen jugando profesionalmente.

Mientras esos compañeros juntos suman 12 títulos y $60 millones en el PGA Tour, Loar apenas ha jugado dos temporadas en el máximo circuito desde que se hizo profesional en el 2000. Solo pudo acumular ganancias de $219,000 y no superó el corte en 41 ocasiones, de un total de 54 eventos jugados.

El mes pasado, en Whirlwind Golf Club (Arizona), Loar se jugaba su continuidad como golfista. Pocos lo sabían, porque a los 40 años un jugador, por lo general, deja de ser una atracción. Los focos se centran en los jóvenes que van a la Q-School en busca de su cupo al Web.com Tour, el trampolín para cumplir sus sueños.

Él hizo birdie en nueve de sus últimos 15 hoyos para firmar una ronda final de 66 golpes. Gracias a su buen cierre, pasó del puesto 68 que ocupaba a mitad del torneo, al 30, que le dio su tarjeta para el Web.com Tour. Los que terminaban entre los 45 mejores aseguraban una cantidad importante de torneos para la primera mitad de la campaña.

"Llegué a un punto de mi carrera en el que realmente iba a tener que evaluar si podía o no seguir haciendo esto. Lo hice y jugué un gran golf. Obviamente estoy feliz. Feliz por mi esposa y mis hijos", dijo al borde del llanto Loar, tras confirmar su presencia en la temporada 2018.

Loar, que ganó el trofeo en el Club de Golf de Panamá con 276 impactos (-4), jugará desde hoy en el Great Exuma Classic, en Bahamas. Y a partir del 1 de febrero volverá al CGP, con el recuerdo de su triunfo y la convicción de que nunca es tarde para seguir intentándolo.