Trump rinde homenaje a Martin Luther King en medio de polémica

14/1/18 - 12:00 AM
Según los activistas, académicos y líderes religiosos, los comentarios del mandatario contra Haití y África, ponen la presidencia de Trump en conflicto directo con el legado de King.

El presidente estadounidense Donald Trump, junto a Martin Luther King III. /Foto AP

  • Atlanta | Washington | AP | EFE | @PanamaAmerica                                            

El primer feriado por el Día de Martin Luther King Jr. en la presidencia de Donald Trump, que se celebra el lunes, tiene lugar en medio de una tormenta racial creada por el propio Trump.'

Reunión 

Otra de las disposiciones de la propuesta legislativa bipartidista contempla la eliminación de la lotería de visas estadounidenses, con la que ahora se reparten 50 mil visas anuales, para transformar la mitad de ellas en visados para aquellos que se han visto afectados por el fin del Estatus de Protección Temporal (TPS).

Trump sugirió entonces que Estados Unidos debería traer a más inmigrantes de países como Noruega, con cuya primera ministra se reunió este miércoles, de acuerdo con el Post.

Los comentarios de Trump dejaron impactados a los legisladores presentes en la cita, según el diario, que no aclara si el presidente se refería también a Nicaragua con su exabrupto.

En la misma semana en la que honró a King, declarando parque nacional el lugar donde nació el líder de los derechos civiles, Trump denigró a prácticamente toda la diáspora africana y dejó a muchos estadounidenses convencidos de que el líder de su país es un racista.

Para los estadounidenses negros en particular, este nuevo insulto de Trump es como un latigazo.

Apenas hace un año, el primer presidente negro del país marcó su último Día de Martin Luther King con su usual servicio comunitario. Ahora, su sucesor ha provocado una reacción racial no vista en el país en más de una generación.

Trump niega ser racista. En la campaña de 2016 dijo que era "la persona menos racista que existe". Algunas de sus acciones antes del feriado de este año parecían un intento de mostrar eso.

Comenzó la semana designando el sitio histórico alrededor de la casa natal de King como parque nacional. Para el final de la semana el presidente estaba firmando una proclamación del feriado con el sobrino del difunto activista a su lado, pero entre esos actos, Trump tuvo una reunión con senadores en la Casa Blanca sobre inmigración y denigró a muchas naciones africanas como "países de mierda", al tiempo que expresaba su preferencia por inmigrantes de Noruega, un país mayoritariamente blanco.

Es el tipo de comentario, dicen activistas, académicos y líderes religiosos, que ponen la presidencia de Trump en conflicto directo con el legado de King, quien fue asesinado el 4 de abril de 1968 en medio de su campaña por hacer de Estados Unidos un país más inclusivo.

La hija de King, Bernice King, será la oradora principal en el servicio conmemorativo en honor a su padre en la Iglesia Bautista Ebenezer en Atlanta. Como es costumbre para la mayoría de los presidentes, Trump no asistirá, pero ella espera que el presidente respete el feriado.

"Esto es lo que quiero que haga el presidente Trump: no deje que el Día de King le encuentre usando su cuenta de Twitter de forma inapropiada", dijo Bernice King a The Associated Press en una entrevista. "Si se atreve a hacer eso, yo estaría orgullosa de que en ese día nuestro presidente honró al doctor King no haciendo cosas ofensivas".

Trump da por perdido el acuerdo migratorio

Por otro lado, Donald Trump dio por perdido el acuerdo migratorio fraguado durante meses en el Senado por un grupo bipartidista, después de que en su última reunión sobre el asunto calificara a naciones como El Salvador o Haití como "países de mierda".

Trump acusó a los demócratas de haber acabado con un posible acuerdo migratorio, después de que se filtraran los polémicos comentarios que el mandatario hizo en dicho encuentro en la Casa Blanca, donde los legisladores de ambos partidos le dieron detalles sobre su propuesta.

"Los demócratas son todo palabras y nada de acción. No están haciendo nada para arreglar Daca. Una gran oportunidad perdida. Muy mal!", dijo el magnate a través de su cuenta de Twitter sobre la situación de los jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo niños.

"No creo que los demócratas realmente quieran ver un acuerdo sobre Daca -prosiguió-. Este es el momento pero, día tras día, están desperdiciando la gran oportunidad que tienen. ¡Demasiado!", añadió en la misma red social.

Varias fuentes del Senado no dan por muertas las negociaciones; sin embargo, reconocen que tenían más posibilidades de éxito antes de dicha reunión, a la que acudieron senadores y asesores republicanos del ala más extrema del partido.

El grupo negociador, conformado por tres senadores demócratas y tres republicanos, había alcanzado un principio de acuerdo legislativo que cumplía los requisitos exigidos por la Casa Blanca.