[VIDEO] Lula se dice víctima de una cacería de brujas

13/9/17 - 05:45 PM
“Debemos salir a las calles, tenemos que protestar porque no podemos aceptar la pérdida de un gran líder del país”, dijo Richard Fogabia, uno de sus simpatizantes, quien añadió que los procedimientos eran un circo.

  • Sao Paulo /AP                                            
El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva dijo  a una corte brasileña que los cargos de corrupción en su contra son producto de una cacería de brujas y cuestionó la imparcialidad del juez.
 
La comparecencia de Lula en la ciudad de Curitiba, en el sureste del país, representa la segunda ocasión que encara al juez Sergio Moro, quien está al frente de una extensa investigación nacional sobre sobornos a políticos a cambio de favores para empresas privadas.
 
En mayo, el exmandatario también se mostró desafiante en la corte por otro caso y, a la larga, Moro lo encontró culpable y lo sentenció a nueve años y medio en prisión. Lula apeló esa condena.
 
“Mañana voy a llegar a casa y almorzaré con ocho nietos”, dijo Lula. “¿Puedo ver a mis niños a los ojos y decirles que testifiqué ante un juez imparcial?”
 
Moro le respondió que sí podría, pero Lula afirmó: “Eso no fue lo que sucedió en el otro caso”.
 
El exmandatario está acusado de corrupción por supuestamente aceptar un arreglo en el que la compañía constructora Odebrecht adquiriría un terreno que supuestamente debía ser destinado para las nuevas instalaciones del Instituto Lula.
 
Lula tiene varios cargos pendientes. El expresidente ha rechazado ser partícipe de cualquier irregularidad y afirma que las acusaciones tienen fines políticos.
 
“Esto es una cacería de brujas”, dijo a la corte.
 
La semana pasada, el exministro de Finanzas durante el gobierno de Lula, Antonio Palocci, quien ha estado encarcelado durante un año, corroboró la acusación en este caso. Lula dijo que “sentía lástima” por Palocci y dijo que éste miente para salvarse a sí mismo.
 
Simpatizantes de Lula, muchos de ellos vestidos con el rojo característico de su Partido de los Trabajadores, lo acogieron como una estrella de rock mientras se abría paso entre la multitud para ingresar a la corte.
 
“Debemos salir a las calles, tenemos que protestar porque no podemos aceptar la pérdida de un gran líder del país”, dijo Richard Fogabia, uno de sus simpatizantes, quien añadió que los procedimientos eran un circo.
 
Por otro lado también se realizó otra manifestación en apoyo a Moro.
 
El juez y Lula son dos de los principales protagonistas en el drama que representa la investigación “Autolavado”: Cada parte cuenta con su grupo de simpatizantes y férreos opositores.
 
Lula es tan solo uno de los altos políticos manchados por la pesquisa, la mayor en la historia de Brasil, la cual ya ha derivado en que varios ejecutivos vayan a prisión.
 
Odebrecht fue una de las compañías en el centro de la red de sobornos. Pero el enfoque ha cambiado recientemente a JBS, la mayor empacadora de carne del mundo y cuyos ejecutivos han confesado el pago de millones de dólares para asegurar favores políticos y legislativos.
 
A cambio de su testimonio, el director general de JBS Wesley Batista y su hermano Joesley, el expresidente de la compañía, han recibido inmunidad contra un proceso legal. Sin embargo, los fiscales ahora analizan dichos acuerdos.
 
La policía arrestó a Wesley Batista ante las acusaciones de que él y su hermano utilizaron sus propios acuerdos de culpabilidad para obtener ventaja en los mercados financieros.
 
Los directivos de JBS han respaldado con pruebas algunas de sus denuncias más graves, entre ellas la de que el presidente Michel Temer se disponía a recibir millones en coimas por ayudar a la procesadora. Temer rechaza las acusaciones en su contra.
 
En los últimos días, los fiscales han cuestionado si Joesley Batista y otros ejecutivos han retenido algún tipo de información, con lo que violarían sus acuerdos de culpabilidad.
 
Pierpaolo Cruz Bottini, abogado de los hermanos Batista, dijo que el arresto era “injusto, absurdo y lamentable”. Dijo que sus defendidos cooperaron con las autoridades a cada paso e insinuó que alguien en el gobierno los atacaba por haber llegado a esos acuerdos.
 
Se emitió también una orden de arresto contra Joesley Batista, pero el ejecutivo se encuentra detenido desde el domingo después de que surgieran dudas sobre su testimonio de culpabilidad.
 
Las acusaciones apuntaron a las actividades de la empresa en las semanas anteriores a que se hicieran públicos sus acuerdos.
 
El investigador policial Victor Hugo Rodrigues Alves dijo que los Batista sabían que sus declaraciones afectarían los precios de las acciones y provocarían una caída del real frente al dólar, y se aprovecharon de ello.
 
Entre fines de abril y mediados de mayo, cuando negociaban con la fiscalía, los hermanos efectuaron grandes compras de dólares en el mercado de futuros, dijo Rodrigues Alves. En ese período, su holding vendió acciones de JBS por valor de cientos de millones de dólares.
 
“Las víctimas no son solo accionistas de JBS”, dijo Rodrigues Alves. “En un contexto mayor, el país es una víctima en la medida que los crímenes afectaron la confianza del mercado”.