Debate

Crisis de valores ante la corrupción

10/1/18 - 12:00 AM
... la crisis también implica el desconocimiento de nuestra historicidad por el rescate de nuestra identidad y lucha nacionalista ejercida de manera cívica y con un enorme sentido de patriotismo..

  • Pedro Moreno- Patiño | [email protected] |                                             

Con la reciente convocatoria a combatir la corrupción que desde nuestra perspectiva nacional encontramos que es necesario, urgente e inminente protestar enérgicamente, pero desde el punto de vista de valores, optamos por desvirtuar nuestra fecha emblemática por cualquier ciudadano antojadizo o impulsado por sectores privados a ultranza del pueblo. Definitivamente ese relativo eco recogido y receptado en las redes acrecienta nuestra profunda crisis en cuanto al reconocimiento histórico de la lucha patriótica de nuestros mártires frente a la oprobiosa actitud de los convocantes que aún estando en su legítimo derecho, obvian por completo nuestra historia de manera inoportuna e irrespetuosa, la crisis también implica el desconocimiento de nuestra historicidad por el rescate de nuestra identidad y lucha nacionalista ejercida de manera cívica y con un enorme sentido de patriotismo, por una de las verdaderas fechas de nuestra independencia, como queda registrada en la cúspide de la dignidad nacional el 9 de enero de 1964. El afán de ponernos a debatir e insultarnos con razón o sin ella es en parte prueba plausible de lograr sus cometidos divisionistas, en aras de alzarse con un discurso en grado cierto pero hueco, vacío e insustancial en el fondo.

Es cierto que debemos confrontar, combatir y denunciar la corrupción, pero no como una bandera que se agita al viento para luego arriarla, sino con hechos concretos, hemos escuchado repetir la diatriba: ¡Pero es que nadie hace nada! Constantemente y es tan falso que de tanto escucharse se repite y hasta cierto punto puede tomarse como cierto cuando no lo es. Particularmente hemos visto personas sacrificadas en nuestro país desde 1987, cuando empezaba la crisis contra Noriega, todavía al día de hoy esas personas siguen protestando a diario, buscando forjar un mejor mañana para todos los ciudadanos sin optar o haber pertenecido a ningún partido político, son personas de una entereza extraordinaria que no se doblegan al llamado inescrupuloso de los poderosos y sus agitadores a sueldo. Esas personas existen, son grandes mujeres y hombres panameños que al igual que los mártires han dado sus vidas por Panamá. Sin menospreciar a nadie, hagamos un análisis y reflexionemos cuál ha sido, cuál es y cuál será nuestro aporte por nuestro sometido país. Debemos conocernos más y darnos el lugar que nos corresponde.

Nuestra juventud inteligente, el sistema no le da la oportunidad de desarrollar debidamente sus capacidades por mantenerla distraída, absorta con una televisión que irremediablemente no educa, sino que distorsiona valores. Nuestro país está en crisis ciertamente; llaman, convocan los que no califican, insultan los que se aferran a argumentos férreos y obsoletos y se desatienden a los que verdaderamente luchan toda su vida por su patria. ¡Acción!

Ciudadano independiente.