Amarga experiencia

R.I.P. Complejo Hospitalario Metropolitano

11/1/18 - 12:00 AM
.., el personal trabaja con mucha dificultad, los pasillos están llenos de camillas que hay que sortear para llegar al paciente que llama. .. aconsejo a todo el que pueda que no vaya a ese hospital. todo el personal de enfermería y auxiliares está de mal humor, y con razón, antes este personal atendía a 10 pacientes, ahora son 30 o 40.

  • Carmen E. Crespo Justiniani | [email protected] |                                             

Con profunda tristeza escribo estas líneas, ya que ese hospital fue mi alma máter en Medicina. Yo soy la primera anestesióloga panameña y durante la formación de los 6 primeros yo contribuí con el doctor Lazo de la Vega (R.I.P.) y el doctor Llamazares (R.I.P.). Lamentablemente hace 18 días, a consecuencia de una neumonía, me vi obligada a hospitalizarme en ese hospital. No puedo contarles sin llorar, el profundo mal estado en que se encuentra el servicio en esa institución.

El general Torrijos, siendo yo directora médica metropolitana, me llamó para que yo preparara el tercer piso del recién inaugurado hospital, en donde estaban invitados todos los ministros de Estado. Él se paró y anunció su decisión de que los beneficiarios pasaran a unirse a la Caja de Seguro Social (CSS). Esto no fue para él una medida política, sino una bondad de corazón. Por supuesto, todos los ministros se pararon y aplaudieron.

De pronto, oigo que me ceden a mí la palabra, con asombro me paré porque yo no era nadie en esa reunión. Dije: "Voy a ser sucinta, porque no poseo el verbo de mis predecesores. Donde hay comida para 5 comen bien, pero si agregas 5 más, todos comen mal". Agrego, esto no es culpa de los directores médicos ni de las autoridades administrativas actuales, en mi opinión, eso fue la culpa de los que programaron esta unión. Ahora no tenemos camas hospitalarias suficientes, medicamentos, 1,000 cirugías atrasadas, etc., etc., etc..

Mi estadía en el hospital fue una experiencia amarga, el personal trabaja con mucha dificultad, los pasillos están llenos de camillas que hay que sortear para llegar al paciente que llama. El resto de las desgracias que me ocurrieron prefiero no contarlas, pero le aconsejo a todo el que pueda que no vaya a ese hospital. Por supuesto, todo el personal de enfermería y auxiliares está de mal humor, y con razón, antes este personal atendía a 10 pacientes, ahora son 30 o 40.

El recién nombrado director de la Caja de Seguro Social tiene toda la apariencia. Se le nota la buena intención de mejorar las cosas. Dios lo ayude para bien de tanta gente. Hay que cambiar las estructuras viejas y más hospitales. Existen en la administración del Seguro Social pequeños reinados que imponen nuevas medidas para justificar posición (salarios). Me atrevo a sugerirle que revise todo esto y suspenda lo innecesario.

Por último, gracias, gracias a la Dra. Mariolis Osorio O., médico interno, por sus múltiples atenciones, tal vez impresionada por mis antecedentes médicos.

Médico