Vienen los García

16/12/17 - 12:00 AM

  • Jaime Figueroa Navarro | [email protected] |                                             

"Keeping up with the Joneses" es un decir estadounidense que implica que se está haciendo algo para mostrar que se posee la misma cantidad de dinero que otras personas o que se mantiene a la moda, de allí nuestra versión tropical de "vienen los García" porque símil a Jones en inglés, García es un apelativo harto común en castellano y el octavo más frecuente entre todos los apellidos en Estados Unidos. Y me refiero específicamente en esta ocasión a un germinante indicio del cambio político que se manifiesta en ese país, las elecciones especiales para el Senado por el estado de Alabama el pasado martes. Calando bien la geografía de la nación, el paraje sureño permite una toma de la temperatura general del vaivén partidista gringo en tiempos de Trump, por sus ancestrales credos conservadores que le han arraigado como escrupulosa madriguera del partido Republicano. Al lanzarse Trump a la campaña, uno de sus primeros súbditos en el Senado, encarnando al estado de Alabama, fue el actual procurador general, Jeff Sessions, de afiladas orejitas de bulldog francés y su marcado "drawl" o acento regional que discierne a los sureños, integrando su oscuro racismo que mecánicamente le inhabilita para el puesto, tal Hermann Göring, sombrío creador de la Gestapo y segundo en línea de comando de Hitler, a quien el presidente mantiene, desde el momento de su nombramiento con el ceño de la espada de Damocles, profiriéndole públicamente constantes improperios. Infortunado arrastrado sin escrúpulos ni honra.

Ojalá que también se presenten los García a estos lares donde a diario se mancilla inescrupulosamente la honra de nuestras damas.

Resultado de su mustio nombramiento, queda vacante una de las dos curules del estado de Alabama para el Senado. En las primarias del partido Republicano, el presidente Trump apoya al candidato Luther Strange. Luther como Martin Lutero y Strange que en buen castellano se traduce como Extraño. Con ese nombrecito y el apeo presidencial no iba para ningún lado, cuajando triunfador como candidato republicano el juez Roy Moore.

Normalmente, unas elecciones en Alabama no sientan motivo para titulares nacionales, pero con un tenue balance partidista en el Senado, la lupa analítica se arraigó sobre el hormiguero. ¡Bellezas! Resulta que al pistolero jurista, quien se presentó a votar sobre el lomo de su caballo, portando su varonil sombrero de vaquero, también le apetecían las jovencitas, menores de edad, saliendo a relucir detalles del baúl de los olvidos que mancillaron su honrada túnica, costándole la curul y enlodando aún más la imagen presidencial. ¡Inaudita, hasta ahora, ocurrencia en Alabama!

La persona del año de la revista Time para 2017 son las mujeres del movimiento "Yo también", las calladas víctimas del acoso sexual, el vendaval conocido como 'Me Too' que recientemente ha desplomado a políticos, periodistas y ejecutivos, cincelando sus consecuencias en las urnas. Trascendental coyuntura en el norte, es la última boga. Ojalá que también se presenten los García a estos lares donde a diario se mancilla inescrupulosamente la honra de nuestras damas. Caiga quien caiga, de verdad, no de mentirillas. Si apremia arraigar del puesto al presidente de Estados Unidos aquí también debiese rastrillar cavernícolas manías. Alimento para el pensamiento.